Descripción

EL AUTOR

Nacido y residente en Sevilla, ha trabajado durante diez años en varios despachos como abogado penal, laboral y matrimonial, y, durante treinta y tres años, en la Dirección General de Economía Social y Autónomos de la Junta de Andalucía, recibiendo el premio Andalucía EScoop a su trayectoria profesional en favor del cooperativismo. Ha realizado diversas publicaciones científicas relacionadas con su actividad profesional y ha coordinado los trabajos de las dos leyes más recientes sobre sociedades cooperativas de Andalucía.
Ha asistido (2001 y 2002) a un taller de literatura dirigido por Ignacio F. Garmendia y, desde 2020, a un taller de escritura impartido por Mamen de Zulueta. Ha publicado los libros de relatos Cuentos cuánticos (ed. Celya) y Entre la rutina y el prodigio (Ediciones En Huida), así como distintos relatos en diferentes antologías, resultando ganador del I Concurso de relatos, de la editorial Saldubia y segundo premio del certamen Agustín Sánchez Rodríguez (2020). Ha sido finalista del I premio Micromegas (Ed. Irreverentes) y del VII Concurso de relatos cortos deportivos, así como finalista con mención de honor del II premio de narrativa breve Villa de Madrid.

LA OBRA

El letrado Ignacio Sobras acude al despacho de su antiguo colega, el detective Marlowe, con una misión, de la que solo tiene claro el objetivo, parar los pies al tipo que le viene haciendo la vida imposible a su nuevo cliente, un industrial con motivos para preferir que el asunto se ventile sin acudir a la justicia. El emisario enviado por Marlowe consigue parar los pies al fulano, pero al precio de generar más problemas que los que resuelve, y de hacer peligrar el pellejo del letrado. Urgirán los mejores oficios del comisario Acevedo para prender algo de luz en una peripecia que se ramifica y opaca a cada paso.

Con la Sevilla menos tópica de finales del siglo pasado como escenario, siguiendo los cánones de la novela negra, este relato revela lo disparatado y peligroso que puede volverse un asunto de recurrir a métodos o sujetos espurios. Con tal de que cualquier detalle escape a lo previsto, es decir, siempre. Un relato repleto de personajes peculiares, bizarros, absurdos, tratados con parejas dosis de ternura y humor.