En ti me quedo

En ti me quedo

10.00  9.50  IVA Inc.

Ediciones En Huida.

Colección Poesía en Tránsito.

Descripción

LA OBRA

“Al leer la poesía de José Ignacio Fernández, resulta relativamente sencillo rastrear la huella de sus autores de cabecera. Luis Alberto de Cuenca, Ángel González, Gil de Biedma o Neruda son ejemplos de esto, y todos ellos se sitúan además en la estela de una larga tradición poética caracterizada por su erotismo y sensibilidad. Su recuperación tiene lugar de una manera muy especial, que deriva de la forma en la que su autor piensa el amor o el cuerpo femenino, o se sitúa en un mundo que vierte en estos temas sus más profundas contradicciones.

Pareciera que más que un diálogo con estos textos y autores fundamentales, se tratara de una reescritura, una reinvención de las coordenadas presentes en la poesía amorosa, desde el prisma de un poeta joven, del siglo XXI, cuyas motivaciones y necesidades contrastan tanto con las de Catulo como con las de los poetas de la experiencia.

Pero, ¿en qué se diferencia este nuevo enfoque de la poesía erótica y por qué En ti me quedo repercute en ello de manera directa? Y más allá, ¿por qué resulta estrictamente necesario ir en la busca de una poesía amorosa para el siglo XXI?

En primer lugar, porque José Ignacio Fernández agota el concepto de amor heredado del Romanticismo y se posiciona en un plano mucho más avanzado. Un amor que ya no es trágico, ni ideal, ni posesivo, sino que inspira, al menos, una reflexión, un elogio de la contemplación y una reivindicación de las libertades individuales. Frente a lo irracional y lo caótico del amor romántico, “una calma serena y constante” que resiste los envites de una civilización sin bondades. Frente al amor entendido como un vínculo rígido, inflexible, limitado a dos seres, el poeta despliega un generoso entramado emocional, que alberga tanto a la amante como a la madre o la hermana.

En segundo lugar, porque En ti me quedo nos muestra cómo los feminismos han trastocado las variables del amor, concediendo un nuevo papel a la mujer. El poemario desgrana parte a parte el cuerpo femenino, no desde la erotización o la masculinidad, sino desde una respetuosa sabiduría, que ahonda en las imperfecciones, en la percepción de lo cotidiano y en la naturalidad de cada pliegue. Los poemas se desligan de esa tradición que convierte el cuerpo femenino en objeto de alabanza, para convertirlo en un sujeto político en sí mismo. En cualquier caso, la mujer a la que se refiere José Ignacio Fernández parece no ser tanto un ente pasivo de inspiración como un agente activo de articulación y estructuración de su poética. Si algo queda claro es que la nueva poesía amorosa debe ser feminista mucho antes de ser cualquier otra cosa. Quizá por ello, el camino en el que se sitúa el poemario abre nuevas posibilidades desde las que atreverse a escribir o a experimentar.

Por último, porque los poemas que encontramos en este libro reivindican no solo un nuevo concepto de amor o de mujer, sino también una nueva masculinidad desde la que abordar todos estos fenómenos. Hay una simétrica relación entre lo masculino y lo femenino, en la búsqueda de una interpretación alternativa para ambas nociones. Se trata de una masculinidad que explicita el dolor, el miedo, la duda, la vergüenza o el llanto, y que niega además los constructos de virilidad u hombría. En esta poesía erótica, el poeta varón ya no se posiciona en un altar desde el que observar, hablar o juzgar a la mujer, sino que se reconoce frente a frente, cara a cara, para desvelar toda la complejidad de las relaciones humanas, con sus diferentes emociones y alturas.

Por todo esto, En ti me quedo representa un paso más en la tradición de la poesía amorosa, un paso actual, adaptado a los tiempos que corren y a las necesidades y transformaciones de la sociedad en que vivimos. Pese a ser un autor tan joven y tratarse de un primer libro, se intuye ya por qué veredas irá la poesía de José Ignacio Fernández, qué puede aportar su voz y qué pequeñas revoluciones puede acometer. La paciencia estará de nuestro lado.”

Rosa Berbel

EL AUTOR

José Ignacio Fernández Bartolomé nace en Córdoba el 11 de enero de 1991, desde pequeño la literatura estuvo presente en su vida a través de su madre, la cual le inculcó el hábito y la pasión por la lectura. Tras varios años escribiendo en cuadernos perdidos y leyendo en la intimidad de su habitación, junto con la entrada a la universidad y el surgimiento de las redes sociales, descubrió que había gente que compartía sus textos con el resto y se organizaban diferentes recitales y eventos por toda España, llamando su atención las Jam de Poesía de Madrid y Granada. Tras asistir a algunas de ellas decidió organizar las Jam de Poesía en Córdoba, pues no era capaz de comprender cómo una ciudad así no disponía de un espacio de ese tipo.

En 2015 le seleccionaron para aparecer en una antología de jóvenes poetas cordobeses (La punta del Iceberg, En Huida); a su vez, ha publicado un par de plaquettes (Ella solo quiere ser mujer, Translúcida); siendo este su primer poemario.

Su estilo se caracteriza por su lenguaje oral, que busca evocar y generar imágenes en la mente del lector con un léxico accesible y de fácil comprensión; el verso libre, la ausencia de rima, la multitud de metáforas y metonimias son lo más característico de su poesía. Suele decir que sus poemas necesitan varias lecturas, pues, al escribirlos, trata de dotarlos de varios planos semánticos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “En ti me quedo”

También te recomendamos…