Angélica Morales

Angélica Morales (Teruel, 1970). Actualmente reside en Huesca. Escritora y directora teatral.
Ganadora, entre otros premios de poesía, del XXVII Premio Nacional de Poesía Poeta Mario López 2019 de Bujalance (Córdoba), del XVII Premio de Poesía Vicente Núñez de la Diputación de Córdoba 2017, XLVIII Premio Ciudad de Alcalá de Poesía 2017, 42 Premi Vila de Martorell (poesía en castellano) 2017, Premio Internacional de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria 2013, Premio Internacional de Poesía Miguel Labordeta 2011. Su último libro de poesía publicado es España toda, por Hiperión, 2018.

Javier Lecaroz

Javier Lecaroz nació en Umbrete (Sevilla) entre la cuna más humilde y el amor incondicional.
Apasionado de las letras, siempre anduvo tras la senda de las bellas palabras y el inmenso placer de la creación. Ahora, con una voz ya madura, nos brinda a los lectores su ópera prima.

José Ángel López Jiménez

José Ángel López Jimémez, nacido en Las Tres Mil Viviendas, el barrio más pobre y con más delincuencia de Sevilla en 1.973. Sin estudios, todo lo aprendió de los libros, cómic y películas de forma autodidacta. Ha colaborado con la editorial Maclein y Parker, publicando asiduamente relatos cortos en la revista Telegráfica. También participó en el proyecto cultural Léptica de Madrid y su revista virtual. Este es su primer poemario, y se escribió en el tiempo que transcurrió desde el nacimiento de su hija hasta la muerte de su madre.

Jorge Pablo Moreno de los Santos

Jorge Pablo Moreno de los Santos. El Viso del Alcor (Sevilla). Poeta autodidacta. Premio Nacional Florencio Quintero con la obra Tristeza, luna dulce, miel de niña. Mejor autor local en el Certamen de Poesía José María de los Santos con la obra El invierno y las caléndulas. Ha publicado también los poemarios Tiempo de Crisálidas y Territorios de Indolencia. Primer Premio Nacional de Poesía José María de los Santos con la obra La arboleda Infinita. Escribe también palos del Flamenco fusionándolos con la poesía, ofreciendo recitales de poesía y flamenco para obras benéficas.

Silvia Mago

“Nací en el invierno de 1998, en un pueblecito de la bahía de Cádiz, por lo que el mar y sus reflejos me dibujaron como soy. Llevo escribiendo desde que mi padre me enseñó a unir palabras y mi primer poema fue para mi madre, cuando con cuatro años me referí a ella como un sol. Desde entonces no he vuelto a soltar el lápiz.
Me gustan los poetas muertos que, de alguna manera, me resucitan. Bailo a destiempo melodías olvidadas y llevo soñándome toda la vida. De mayor quiero ser niña, y de corazón quiero seguir latiendo. Para mí, la poesía es una manera de sobrevivirme”.